El Diario de “Las Vigilias” / Artigas

A modo de adelanto de lo que serán “Las Vigilias del Bicentenario”, a realizarse el próximo 22 de octubre en todas las capitales departamentales del país, les proponemos trazar un recorrido histórico por las plazas y parques donde tendrán lugar estas fiestas. Buen viaje.

Artigas/Plaza Batlle y Ordóñez
Floreció un obelisco.


La Plaza Batlle y Ordóñez, lugar escogido para celebrar “Las Vigilias del Bicentenario” en Artigas, tuvo su origen en la primera década del siglo XX. Existe la creencia popular de que fue ubicada sobre el terreno donde estuvo el primer cementerio de la villa; sin embargo, esta versión fue desmentida por el profesor de historia local, Abel Mello. Con sus dos manzanas de extensión, es considerada la plaza más grande del país y se ha convertido con los años en el espacio de concentración preferido por los jóvenes en días feriados y festivos, además de ser el lugar elegido para festivales y espectáculos de distinta naturaleza.

En 1915, el entonces ministro Baltasar Brum –oriundo de la zona- mandó traer desde Paraguay mudas del Ibirapitá que ofreció protección a José G. Artigas durante su exilio en el Ibiray. El retoño fue plantado en la plaza Batlle y Ordóñez; sin embargo, tuvo inconvenientes para adaptarse al clima. Se llegaron a encender hogueras durante la noche para otorgarle al árbol el ambiente adecuado y el calor suficiente para que pueda sobrevivir. Finalmente, fue relocalizado en frente a la estación del ferrocarril -actual terminal de ómnibus- donde consiguió florecer hacia la primavera de 1942.

A falta del Ibirapitá, la plaza más grande del país necesitaba un nuevo emblema con el cual lucirse. Este llegaría el 19 de abril de 1930 con la inauguración de un obelisco de 12 metros de altura en honor a la Gloria de los Héroes de 1825. De acuerdo al relato del profesor Mello, la idea apareció en 1924 por iniciativa de Eladio F. Dieste. Las 120 toneladas de granito requeridas para la obra fueron donadas por Francisco Piria quien las envió desde sus canteras en Pan de Azúcar vía ferrocarril. En cada uno de los lados del obelisco aparecen referencias a los elementos que componen el Escudo nacional, así como también leyendas alusivas al Desembarco de los 33 Orientales, la Declaratoria de la Independencia y las batallas de Rincón y Sarandí.

Además del obelisco, también podemos encontrar en la plaza un monumento a la madre y un busto a José Pedro Varela. Sin embargo, más allá de sus obras escultóricas, la plaza Batlle y Ordóñez se destaca en la ciudad como lugar de paseo y sociabilidad, donde, según el relato del profesor Mello, también han nacido muchos romances.

Leer breve entrevista con el profesor de Historia artiguense Blas Abel Mello, miembro de la Comisión Departamental del Bicentenario.

Deja un Comentario