El Diario de Las Vigilias / Maldonado

A modo de adelanto de lo que serán “Las Vigilias del Bicentenario”, a realizarse el próximo 22 de octubre en todas las capitales departamentales del país, les proponemos trazar un recorrido histórico por las plazas y los parques donde tendrán lugar estas fiestas. Buen viaje.

Maldonado/Plaza San Fernando
Prócer y tobogán.


Según aparece documentado en un plano de 1783, la plaza de Maldonado, donde se celebrarán “Las Vigilias” en ese departamento, fue diseñada conjuntamente con las 8 primeras manzanas de la villa. Como solía ocurrir en la época colonial, se encuentra en el centro de lo que fue la localidad en sus inicios y se halló rodeada de los edificios más importantes de la vida de la ciudad por aquel entonces.

Por allí están la Catedral sobre 18 de Julio, el Cuartel de Dragones y la Jefatura de Policía por 25 de Mayo. Muy cerca de ahí, por la misma calle, se ubica el antiguo edificio del Paseo San Fernando, donde hoy tienen cabida diversas actividades culturales.

Con los años, la plaza supo tener varias denominaciones. En principio fue “plaza mayor”, luego “plaza principal”, hasta llegar al definitivo “Plaza San Fernando”. Desde su comienzo se constituyó en el núcleo central de la actividad de la naciente población. Entre otros motivos de encuentro, la plaza fue el sitio a donde los primeros fernandinos debían dirigirse en busca de agua. Originalmente existió allí un manantial, que luego fue sustituido por la Cachimba del Rey como la fuente principal para los habitantes de la villa. A su vez, en los finales del siglo XVIII y principios del XIX, la plaza también fue el lugar destinado para el comercio de carne entre los vecinos.

Una de las mayores remodelaciones que se implementaron en este espacio, ocurrió en 1873, cuando fueron plantados allí 400 árboles -entre eucaliptos, cipreses, acacias, paraísos, y otros árboles- y se colocó un enrejado que protegiera esa plantación. La otra gran reforma llegó casi 100 años más tarde. Con su nuevo aspecto, la plaza casi se introduce en la Catedral y dio lugar a que la calle 18 de julio fuera llamada “sendero de la novia”, porque sólo ellas podían llegar hasta allí en sus vehículos.

Actualmente, uno de los rasgos distintivos más emblemáticos que podemos encontrar en la plaza, es el gran mural del pintor uruguayo Enrique Castells Capurro, denominado “La Diligencia”. Allí, el artista ha dejado un claro registro de una escena de aquel territorio en sus tiempos antiguos y una frase a modo de homenaje: “Por el camino frente a lo de Don Antonio Lussich venía la diligencia. Don Estanislao Tassano era su mayoral, desde lejos se oía su corneta, el ruido particular del carromato y el trotar o galopar firme de sus caballos. Era la diligencia un cofre vivo de grandes sentimientos por la emoción de la llegada y la tristeza de la partida”.

También podemos encontrar en el centro de la plaza una estatua en bronce del General José Gervasio Artigas. Según consta en algunas crónicas periodísticas contemporáneas, ésta suele ser utilizada por los niños que la toman como tobogán, generando una curiosa escena en la que el monumento se convierte en un juego para los más pequeños.

Además, la plaza es la sede donde anualmente se organiza la tradicional Feria de San Fernando y cuenta con un escenario en el que suelen presentarse espectáculos musicales.

Leer breve entrevista con la historiadora fernandina María A. Díaz de Guerra, autora, entre otras publicaciones, del trabajo de investigación histórica “Diccionario biográfico de la ciudad de Maldonado 1755-1900”.

Un comentario

Deja un Comentario