El Diario de “Las Vigilias” / Rocha

A modo de adelanto de lo que serán “Las Vigilias del Bicentenario”, a realizarse el próximo 22 de octubre en todas las capitales departamentales del país, les proponemos trazar un recorrido histórico por las plazas y los parques donde tendrán lugar estas fiestas. Buen viaje.

Rocha/Plaza Independencia
Fiestas sobre adoquines


Los orígenes de la Plaza Independencia deben buscarse en los tiempos en que el español Rafael Pérez del Puerto, fundador de “Nuestra Señora de los Remedios de Rocha” en 1793, frecuentaba esta parte del mundo. De aquellos años, aún sobreviven algunas de las estrechas callecitas de adoquines por las que transitaron los primeros pobladores de la localidad.

Desde aquel momento, en el que la villa apenas era un rejunte de españoles, portugueses y criollos perdidos entre Maldonado y Santa Teresa, la plaza ha sido lugar de referencia para el encuentro de los rochenses; tal cual sucederá el próximo 22 de octubre cuando se celebre la edición local de “Las Vigilias del Bicentenario”.

Uno de los ejemplos más significativos de la Plaza Independencia como punto de reunión entre los vecinos, podemos encontrarlo en julio de 1880. Aquel mes, el pueblo consiguió lo que había estado buscando desde hacía más de dos décadas: separarse del antiguo departamento de Maldonado y constituirse como una jurisdicción departamental aparte, con capital en Rocha. Según las crónicas de la época, la noticia de la segregación fue recibida con júbilo por los ciudadanos del novel departamento que salieron a recibir a la comisión encargada de representar los intereses de la localidad en Montevideo. El punto de reunión para los festejos fue, claro está, la plaza. Allí se habían ubicado dos grandes retratos de los señores Máximo Amorín y Martín Antuñano, miembros de la comisión delegada y principales responsables de que se obtuviera la segregación.

En lo que respecta a los edificios que rodean la plaza, es necesario destacar, además de a la Iglesia Nuestra Señora de los Remedios, al Teatro 25 de Mayo. Se trata de una construcción “a la italiana”, como el Macció de San José o el propio Solís en Montevideo. Fue inaugurado en 1910, como homenaje al centenario de la Revolución de Mayo de 1810. Por allí han pasado destacados artistas, desde Margarita Xirgu, Dahd Sfeir y Alberto Candeu, hasta Atahualpa Yupanqui y el ballet del Bolshoi de Moscú. El edificio, por su parte, ha tenido su historia de clausuras, remodelaciones y reaperturas. La última de sus reinauguraciones, en 2007, fue conseguida, en parte, gracias a la movilización de toda la comunidad. Para recaudar fondos, la plaza volvió a ser la sede de una fiesta popular. Con el teatro como base de operaciones, se celebró el evento “25 horas por el 25”, en el cual artistas locales actuaron durante todo un día en un escenario montado frente a la sala, mientras una gran olla de hierro recogía las donaciones de los rochenses, que serían destinadas para las obras de reapertura. Con la reinauguración, también cambió la geografía de la ciudad que ahora posee en el lateral del teatro, una nueva callejuela de adoquines; esta vez, exclusiva para peatones.

También en la plaza se celebra anualmente el Festival de Tango en el mes de octubre y la Semana de Rocha, en noviembre, en la que se monta una feria artesanal y tienen lugar distintas actividades artísticas vinculadas a la identidad local.

El próximo 22 de octubre, la plaza volverá a ser tomada por la ciudadanía cuando se festejen “Las Vigilias”, en conmemoración de los 200 años de “La Redota”.

Leer breve entrevista con el periodista y profesor de Historia rochense Jesús Perdomo.

Un comentario

Deja un Comentario