Montevideo fue una fiesta

El Bicentenario reunió unas 300.000 personas en los cuatro escenarios dispuestos en el centro de Montevideo. Desde la sorpresa de Los Olimareños cantando junto al presidente José Mujica, la actuación de El Cuarteto de Nos o Gilberto Gil en Avenida del Libertador, hasta La Fura dels Baus en Plaza Independencia, los festejos coparon la ciudad.

“Levántate mujer, ya camina, eres la independencia y el deseo”. Con ese llamado, La Giganta, una muñeca de ocho metros de altura, comenzó a recorrer la central Plaza Independencia al ritmo de tambores, en el inicio de una impactante presentación de la compañía de teatro catalana La Fura dels Baus que cerró la jornada de festejos.

En una plaza completamente a oscuras, La Fura representó el nacimiento y crecimiento de la nación uruguaya, con acróbatas que sobrevolaron el lugar y hasta bailaron un tango suspendidos en la pared de la Torre Ejecutiva.

El show culminó pasada la medianoche con el recitado de un poema “Defender la alegría”, de Mario Benedetti, el tronar de los tambores de Elumbé y cerca de 10 minutos de fuegos artificiales lanzados desde tres puntos diferentes de la ciudad.

La celebración había comenzado casi nueve horas antes, en una Montevideo embanderada de rojo, azul y celeste, los colores del bicentenario, e invadida por carteles con el lema “Nuestra historia está llena de futuro”, cuando el grupo argentino de música electrónica Tonolec dio el puntapié inicial desde la central Plaza Libertad.

El festejo masivo incluyó la actuación de más de 20 grupos artísticos de Uruguay, Argentina, Chile y España en cuatro escenarios ubicados en el centro.

Desde Argentina llegaron Él mató a un policía motorizado, Las pelotas y El choque urbano, de Chile el grupo Los tres y deBrasil, Gilberto Gil.

Entre los uruguayos estuvieron Jorge Drexler, Jaime Roos, y las premiadas bandas Cuarteto de Nos, que cantó el polémico “El día en que Artigas se emborrachó”, La Vela Puerca, Bajofondo, Rumbo y Los Olimareños, entre otros.

Al comienzo de la tarde, el espectáculo de cumbia a cargo del Fata Delgado y grandes de la movida tropical agitó a miles.

Rumbo se reunió tras 25 años y emocionó al público al entonar la emblemática “A redoblar”, canción símbolo de la salida de la dictadura en 1985. Mauricio Ubal, uno de sus integrantes, le dijo a 180 que estuvo nervioso los días previos al show, pero segundos antes de subir al escenario habían desaparecido.

El broche de oro fue el que brindó, por primera vez en Uruguay, el grupo teatral catalán, que presentó un show en el que incluyó su muñeca gigante, una esfera gigante y una red articulada de 40 personas.

Mujica

El presidente José Mujica estuvo en el escenario de la Intendencia cuando tocaron Los Olimareños y antes participó de la transmisión especial desplegada por los cuatro canales de aire de la capital.

“No voy a cometer la felonía de decir que Artigas hizo nuestra nacionalidad, sino que nos representa”, dijo Mujica. El mandatario añadió que “la nacionalidad no la crean los dioses o el dedo terco de un hombre, es un proceso”.

“Artigas nos representa y (…) esa Redota hace una especie de columna vertebral del nosotros”, reflexionó Mujica, en referencia al denominado Éxodo del Pueblo Oriental.

Fuente: 180.com.uy.