Vuelve un grupo fundamental: Rumbo

Anuncio. Los seis músicos presentaron su plan de reunirse para tocar en vivo en octubre.

Entre gestos de emoción y alegría que denotaban un clima favorable, los seis integrantes del recordado grupo “Rumbo” anunciaron ayer su recital de reunión. Será el 10 de octubre en el marco de una gran fiesta por los festejos del Bicentenario.

Cuando se reunieron a ensayar para la reunión, recordó ayer Laura Canoura, parecía que los integrantes de Rumbo dedicaban el tiempo a reunirse con amigos más que a trabajar con músicos por todo lo que se reían. “Hay ciertas cosas para las que no pasa el tiempo”, apuntó, “porque la memoria guarda un lugar auditivo”.

La música estaba ahí, presente entre ellos, como si no hubiesen pasado los veintiséis años que han transcurrido desde su disolución. Rumbo se había fundado en 1979 y desde el comienzo tuvo como característica la de contar con un repertorio muy fuerte de canciones propias que iban por los más diversos géneros.

Una de las que más llamaba la atención y que hoy se destaca es la de la utilización de la murga y en particular de la llamada “marcha camión” en sus canciones. Para los especialistas todo el fenómeno de lo que hoy se conoce como “murga canción”, que ha arraigado mucho entre público y artistas, se originó en la fermental labor de esta agrupación.

El grupo formado por Laura Canoura, Miguel López, Gonzalo Moreira, Gustavo Ripa, Carlos Vicente y Mauricio Ubal llegó a editar tres discos: Para abrir la noche, en 1980, Sosteniendo la pared, en 1982 y Otro tiempo, de 1985. Y finalmente, tal como sus integrantes se ocuparon de dejar claro en la presentación de ayer, en su separación no hubo peleas ni resentimientos.

De hecho la idea de una reunión ya circulaba desde hacía varios meses entre ellos, pero no se animaban a concretarla. Tomaron la decisión a raíz del acercamiento de Gabriel Calderón y Bruno Gadea, de la Comisión del Bicentenario que, saltando cualquier barrera generacional, les insistieron con la idea de que tenían que reunirse y presentarse como parte del festejo que se hará en la calle en octubre.

Su propuesta fue, tal como dijeron ayer los músicos de Rumbo, que esta reunión era más que un espectáculo un rescate del patrimonio cultural uruguayo. Cualquiera que conozca lo que significó la canción A Redoblar en su momento podría estar de acuerdo con ello.

En el concierto, que sería con entrada libre y compartido probablemente con Jorge Drexler y La fura del Baus entre otros, repasarán una selección de su repertorio. Serán viejas canciones a las que se les aplicará un sonido actual, excepto por aquellas como A redoblar en las que lo técnico puede ser secundario. Ayer recordaron cómo el video de esa canción había sido grabado con un solo micrófono.

Hoy las cosas han cambiado y el panorama musical uruguayo se ha profesionalizado, aunque existan carencias o limitaciones reconocidas. Los dos integrantes de la Comisión del Bicentenario no son la única conexión “joven” que tiene el grupo con el panorama actual. Entre sus colaboradores para los ensayos de esta reunión tienen a Federico Lima, integrante del grupo Socio y respetado compositor. Aunque puedan haber algunas diferencias, los integrantes de Rumbo encontraron con él varias afinidades musicales que les permiten tener un trabajo de colaboración cuyos resultados se verán en el concierto.

La idea, hasta donde se comunicó, es desplegar un predio que se extienda desde la calle 18 de Julio hasta el Palacio Legislativo por Avenida Libertador. Allí se instalarán el escenario y muchas propuestas más, dentro de las que esta reunión será una de las más fuertes.

La posibilidad de la reunión que manejaban desde hacía tiempo no tenía una fecha precisa, pero fue esta oferta lo que resolvió la cosa y despejó dudas. Los seis aceptaron sin pensarlo dos veces, convencidos de que era la oportunidad correcta. Por otro lado, tal como recordó ayer Canoura en la presentación, la buena química entre ellos ha permanecido intacta y generó un clima favorable para estos proyectos. “Es el reencuentro con amores musicales que estaban dormidos. Seguro vamos a poder transmitir estos sentimientos cuando estemos tocando”, dijo Gonzalo Moreira.

La agrupación no ha estado totalmente ausente en estos años y, de hecho, el público ha demostrado interés. En 2003, por ejemplo, Ayuí reeditó el disco doble Rumbo, que incluía todas las grabaciones de ellos. El hecho de que se haya agotado en su momento fue una señal de que había mucha gente interesada en su obra y que las canciones aún tenían vigencia. En la conferencia de ayer, justamente, se habló de cómo esto no es un acto de nostalgia sino que es un gesto de cara al futuro. Por ahora queda al frente ese recital y la reedición de ese disco doble. No es poca cosa.

Generación: Rumbo trabaja junto a Federico Lima, prestigioso músico de Socio.

Fuente: Elpais.com.uy.