La manzana de la discordia

Breve entrevista con el profesor de Historia y periodista coloniense Sebastián Rivero.

¿Cómo fue el proceso fundacional de Colonia del Sacramento?

Cuando en 1680 se funda Colonia del Sacramento por Manuel Lobo, los planes portugueses en la región platense eran vastos: usufructuar las rutas de la plata potosina, extender sus fronteras americanas hasta los límites naturales en el Río de la Plata y poseer una zona de cultivo cerealero para abastecer a las plantaciones azucareras del norte. Región de frontera entre los imperios ibéricos, los españoles pronto reaccionarán destruyendo la plaza fuerte.

Después de firmada la paz en Europa, los portugueses reconstruyen Colonia en 1683. Bajo el gobernador Naper de Lencastre se incentiva la agricultura – instalándose incluso un molino hidráulico – y el contrabando con Buenos Aires. Durante la etapa del gobernador Vasconcellos (1722 – 1749) continuarán estos planes de desarrollo agrícola – ganadero y comercial, intentando establecer poblaciones en toda la Banda Oriental, uniéndola así con Río Grande. La fundación de Montevideo en 1724 y el sitio a Colonia de 1735 – 37, pondrán fin a estos proyectos, reduciendo la plaza fuerte a una factoría. Hasta su conquista definitiva por los españoles en 1777, será un activo centro de contrabando tanto lusitano como inglés.

Establecido el dominio hispano, la ciudad se repuebla. Se conforma una clase alta de comerciantes, estancieros y saladeristas. Estos vecinos reclaman las propiedades que habían sido antes de los portugueses. En 1809 logran que la población se constituya en villa y se erija un cabildo, asegurando así el control administrativo de los campos aledaños. En 1810, según Larrañaga y Guerra, la villa tenía 300 habitantes (en la época portuguesa había alcanzado los 2000).

¿Qué estaba ocurriendo en ese lugar hacia 1811, al inicio del proceso emancipatorio oriental?

Ante los sucesos del 25 de Mayo de 1810 ocurridos en Buenos Aires, los colonienses prestan en un principio su decidido apoyo. El 5 de junio, un grupo de vecinos distinguidos dirigidos por el Teniente Coronel Ramón del Pino, comandante político y militar de la plaza, declaran su adhesión a la Junta. Pero el 19 de julio, sabiendo que la Junta desconocía a las autoridades españolas, Del Pino rompe con ella.

En 1811 el Virrey Elío, recién arribado desde España, aumenta la guarnición a 500 hombres y remplaza a Del Pino por el brigadier Vicente Muesas del regimiento de Blandengues. Este cambio resultó desafortunado, porque mientras Del Pino “tenía talento, instrucción y mucho conocimiento de la Campaña, y gente del país” -en opinión del Comandante General del Apostadero de Marina en Montevideo, José de Salazar, en carta al Secretario de Estado y Marina- Muesas era un hombre “a quien Dios no le ha concedido el don del mando”. Así –todo según la carta mencionada- pronto empezaron a desertar oficiales y soldados de la plaza de Colonia.

Como ayudante mayor de la unidad venía José Artigas (él mismo ya había estado en 1807 como comandante interino de la plaza), quien pronto tuvo un altercado con Muesas. Esto apuró su pasaje a la causa de Mayo. En Colonia se había relacionado con el oficial Rafael Hortiguera –quién poseía un ejemplar de la “Gaceta de Buenos Aires” con artículos de Mariano Moreno- y el cura vicario José María Enríquez de la Peña, encendido partidario de la junta, que habría influido en la formación ideológica de Artigas. Con ellos, deja Artigas Colonia el 15 de febrero de 1811, y se suma a la revolución.

Pasado el Grito de Asencio, Venancio Benavidez ocupa Colonia el 27 de mayo al ser abandonada por la guarnición realista al mando de Gaspar de Vigodet. En 1812 por la inseguridad de la campaña, debido a la invasión portuguesa, las familias de la clase alta se concentran en la plaza y luego la abandonan con destino a Montevideo.

¿Cuál es la historia de la Explana Municipal de Colonia, donde el próximo 22 de octubre tendrá lugar “la vigilia” de esa ciudad?

En el predio que hoy ocupa el palacio municipal, existió en 1889 una plaza de toros hecha de madera. Al año siguiente por disposiciones gubernativas suspendió sus actividades. Mientras funcionó, los vecinos presentaron quejas porque se abandonaba a los animales muertos cerca de sus domicilios, siendo posibles focos de infección. En 1908 el Poder Ejecutivo autoriza al empresario Gaspar Dotres para realizar en ese lugar “Ferias de Sevilla” (donde se corrían los toros embolados). Para ese fin construye otra plaza de toros de madera.

Con posterioridad el sitio fue usado como plaza de deportes. En 1927 nace la idea para construir un edificio para la intendencia, destinándose al efecto una partida de 150.000 pesos. Se reciben diferentes propuestas, resultando ganadora la presentada por el arquitecto Diego Novoa Courras – autor, entre otras obras, del edificio del diario “El Día” en Montevideo – . La construcción fue hecha por la empresa Azzarini y Scuotegazza. El palacio municipal se inauguró en 1933. El edificio ostenta claras líneas neoclásicas. La estatua del Gral. José Artigas fue colocada en 1954.

Deja un Comentario