Plaza Artigas / Florida

Florida/Plaza Artigas
La historia de las plazas descentradas…

La historia de las dos principales plazas de Florida va, seguramente, a contrapelo de lo que han sido el resto de los relatos sobre éstos espacios del interior del país. Para empezar, ninguna de las dos se encuentra en lo que popularmente se conoce como el centro de la ciudad, ubicado en este caso sobre la calle Independencia. Según la hipótesis compartida por el profesor Alberto Cruz, especializado en geografía histórica de esa localidad, esto se dio de ese modo por la elevación del terreno. Los comercios, en lugar de instalarse en los alrededores de las plazas, fueron ubicándose a una cuadra de allí, donde el camino era más plano y no dificultaba el desplazamiento de las carretas. Así, sin un proyecto formal al respecto, el centro comercial quedó instalado de manera espontánea sobre la calle Independencia, convirtiéndola en el principal lugar de encuentro de su gente.

Esta curiosidad no ha impedido que las plazas de la ciudad de Florida sean dos de las más ricas del país en cuanto a su interés histórico.

Tal cual lo indica la tradición española, la existencia de la primera plaza de la villa coincide con la fundación de la localidad; en este caso, el 24 de abril de 1809. La plaza constituyó la primera manzana del pueblo, alrededor de la cual se procedió al reparto de los solares.

En el entorno de la actual Plaza Asamblea –en ese momento “plaza mayor”- se encontraba, además de la capilla, la casa del padre Santiago Figueredo, primer sacerdote de la villa. Tras su muerte, la casa fue pasando de manos hasta llegar a Basilio Fernández, quien alquiló la vivienda nada menos que a la Sala de Representantes de la Provincia Oriental de 1825, encargados de promulgar las leyes de Independencia, Unión y Pabellón el 25 de agosto de ese año.

En homenaje a aquel momento se erigió, medio siglo después, el Monumento a la Independencia Nacional. En el día de su inauguración, Juan José Zorrilla de San Martín recitó la Leyenda Patria por primera vez. El poema había sido escrito especialmente para la inauguración de la escultura en homenaje a la gesta de los 33 Orientales; sin embargo, había quedado fuera de concurso debido a su extensión. De todos modos, fue autorizado a leerla. Al concluir la declamación, los presentes ovacionaron a Zorrilla de San Martín y los ganadores de la competencia – Aurelio Berro, Joaquín de Salterain y Juan Ferrari-, se sacaron sus medallas y las colocaron sobre el pecho del escritor.

En lo que respecta a la Plaza Artigas, fue delineada en 1858. El episodio más impactante de su historia ocurrió algunos años más tarde.

Desde abril de 1863 el país se encontraba en guerra civil tras la invasión liderada por Venancio Flores, denominada -por él- como “Cruzada Libertadora”. En ese marco de enfrentamientos entre blancos y colorados, el ejército de Flores invadió Florida en 1864. Durante la batalla conocida como “Toma de Florida”, murió en combate el hijo mayor de Flores. Tras la victoria de sus hombres sobre el Ejército Nacional, éste decidió –seguramente como represalia- fusilar a 7 de los defensores de la villa. El sitio en el cual transcurrieron los fusilamientos fue, precisamente, la Plaza Artigas.

Leer breve entrevista con el profesor floridense Alberto Cruz, dedicado al estudio de la geografía histórica local.