Rambla / Mercedes, Soriano

Mercedes/ Rambla
El altar de Hum

A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de las localidades en el interior del país, el principal punto de encuentro para los mercedarios no se haya en sus plazas. Desde comienzos del siglo pasado, Mercedes ostenta una hermosa rambla que se ha constituido en orgullo y paseo obligado de los vecinos de la zona.

La construcción de la rambla comenzó en 1912, durante la intendencia del ingeniero Manuel Santiago Milans. Está formada por dos amplias avenidas de más de 2 km, a orillas del Río Negro o “Hum” (como lo llamaban los indígenas). El recorrido incluye una suerte de “museo abierto” ornamentado por obras escultóricas, además de parques y jardines en los que se reúne una gran variedad de especies como pinos, ceibos, moreras, ibirapitás, rosales y palmeras.

Tan cautivante resulta este espacio para los pobladores locales que cada fin de semana cobra vida la misma escena protagonizada por un elenco de mercedarios con las edades más variadas. Una lenta peregrinación de autos y motos recorre una y otra vez el circuito de la rambla, y hasta suele incluir más de una parada técnica de algunos de sus devotos para recargar combustible. Se trata de un espectáculo que puede verse también en otras ciudades del interior del país, pero que encuentra en esta margen del Río Negro un escenario privilegiado.

Leer breve entrevista con el profesor de Historia mercedario Manuel Santos, académico del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay.