Descargá las Instrucciones del Año XIII

En 1813, a tres años de iniciada la revolución, se estaba discutiendo la futura organización del antiguo Virreinato del Río de la Plata. En el mes de abril se realizó en el paraje de las Tres Cruces, delante de Montevideo, un congreso de vecinos y representantes de los pueblos. Fue allí donde José Artigas, Jefe de los Orientales, pronunció la “Oración Inaugural”, expresando su propósito de salvaguardar el “derecho Popular”. Las “Instrucciones del Año XIII” definieron un camino alternativo para la revolución del Río de la Plata, que a pesar de no poder concretarse, dio forma a un movimiento por la defensa de la soberanía de los pueblos, que se extendió a otras regiones del Río de la Plata.

Los pueblos de los territorios de la banda oriental del río Uruguay se constituyeron como Provincia, e impulsaron la formación de una república independiente de España, integrada por provincias libres e iguales, unidas por lazos de confederación y comprometidas en su defensa recíproca. Además, promovían la libertad civil y religiosa “en toda su extensión imaginable”, el establecimiento de la división de poderes y de frenos constitucionales al “despotismo militar”, que aseguraran “inviolablela Soberaníade los Pueblos”. La Provincia mantendría la potestad de gobernarse en forma autónoma, administrar los bienes públicos, levantar un ejército provincial y habilitar puertos para el comercio, disponiéndose la libre circulación de los bienes al interior de los pueblos de la confederación.

Estas ideas reconocían múltiples influencias. Recogían referencias a una igualdad primigenia, se fundamentaban en el derecho natural yla Ilustración, y dialogaban con el republicanismo de la antigua Roma y las experiencias revolucionarias contemporáneas.

Doscientos años después, los principios de independencia, libertad republicana y unión de los pueblos mantienen su fuerza y su vigencia.

Descargá las Instrucciones del Año XIII