Revisar nuestro pasado para construir nuestro futuro

raa_grafica
“A casi doscientos años del “Reglamento provisorio de la Provincia Oriental para el fomento de la campaña y seguridad de sus hacendados”, aprobado por Artigas desde su Cuartel General el 10 de setiembre de 1815, son muchas en verdad las razones que convergen para volver a debatir, con una retrospectiva que nos oriente a la prospectiva del desarrollo nacional, el tema crucial de los vínculos entre la propiedad de la tierra y la calificación y diversificación de la producción en el sector agropecuario.

Como en tiempos de Artigas, la redistribución más justa de la tierra, la defensa de los derechos de todos los agentes de la producción, las exigencias de la productividad y competitividad, la creación de las condiciones para mejorar los desempeños en el sector agropecuario, constituyen factores esenciales para el desarrollo económico y social del territorio.

Aunque los contextos son radicalmente diferentes, la inspiración del reglamento agrario artiguista constituye un excelente acicate para impulsar uno de los debates que hacen en forma más directa al futuro del Uruguay.

En un contexto en el que se ha vuelto a discutir sobre los derechos y el desarrollo, el vínculo entre tierra y producción vuelve a ser central.

Hoy como ayer, se vuelve indispensable revisar la historia uruguaya con nuevas miradas para construir una retrosprectiva que nos resulte útil en clave estratégica.

Resulta imperativo registrar con precisión que está pasando con la distribución de la propiedad de la tierra, no sólo desde las exigencias ineludibles de la justicia social, sino también para fundar de manera sólida una mayor y mejor producción.

Es de importancia estratégica reunir a los distintos actores productivos del sector agropecuario para que brinden sus visiones y confronten sus puntos de vista sobre el futuro.

Tal vez hoy más que nunca, se deben explorar las mejoras formas para articular la investigación científica y la innovación tecnológica con el desarrollo productivo, a los efectos de agregarle valor y competitividad.”

Gerardo Caetano

Descarga aquí el Reglamento de Tierras.