Seminario “Tierra y producción a 200 años del Reglamento Agrario Artiguista”

raa_semi_4
Humberto Tomassino, Ana Frega, María Inés Moraes y Diego Piñeiro.

El seminario “Tierra y producción a 200 años del Reglamento Agrario Artiguista”, realizado el 14 de octubre en la localidad de Gregorio Aznárez, reunió a más de 200 personas entre autoridades, académicos, pequeños productores familiares, asalariados rurales y vecinos. En cierre de la jornada, a la que se sumaron 200 jóvenes de UTU que realizaron el primer campamento artiguista, el presidente, José Mujica, resaltó las ideas de “vanguardia” de
Artigas.

El documento artiguista es una “verdadera pedagogía de la revolución”, señaló la profesora Ana Frega. La tierra en momentos de la Revolución Artiguista, era unos de los “focos” de disputa por su vinculación al trabajo; por tanto es necesario “entender” que la República se fundó en la relación entre “tierra y producción”, valoró.

raa_semi_5

En el 1800 en el territorio nacional había “abundancia de tierra y escasez de hombres”, explicó la docente María Inés Moraes. Al mismo tiempo “los derechos individuales sobre los recursos naturales no son únicos ni hegemónicos” en el momento en que se escribe el Reglamento de Tierras.

En el 1900, donde “el país moderno ha sido fundado” el batllismo encuentra dos problemas: el latifundio y las guerras civiles, simplificó Moraes. Ambas situaciones están ligadas dado que los pobladores sin permanencia en un lugar son “proclives a la guerra”, mencionó la docente. El programa agrario, en ese momento histórico, fue conjugar la agricultura con el cambio tecnológico.

_MG_5795

Actualmente, según la expositora, los problemas pasan por cómo conciliar el desarrollo con la defensa de los recursos naturales. “Nos preocupa la amenaza, el riesgo y la explotación” de los recursos naturales, finalizó Moraes.

El contexto actual existe una alta “variabilidad en la tenencia de la tierra entre los pequeños” y “permanencia en la pertenencia de los grandes propietarios”, explicó el investigador, Diego Piñeiro. Entre 1961 y el 2011 solo la mitad de los pequeños propietarios siguen siendo tenedores de este recurso. Si se analiza la distribución de la tierra según el tipo de establecimiento el 82%  son familiares mientras que el 18% son empresariales, que ocupan en superficie un 24% y un 76%, respectivamente; por tanto “la distribución de la tierra en Uruguay es desigual” concluyó el investigador.

raa_semi_2
Presidenta del Instituto Nacional de Colonización, Jacqueline Gómez Terra, Mtro. Ganadería Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, el presidente de MEVIR, José Ariel Díaz.

La extranjerización de la tierra también es un factor relevante, en el 2000 el 90% de los propietarios eran uruguayos y en 2011 solo el 54%, detalló el académico.

Fuente: Instituto Nacional de Colonización  http://www.colonizacion.com.uy/content/view/3105/36/