Una fundación necesaria

Breve entrevista con la historiadora fernandina María A. Díaz de Guerra, autora, entre otras publicaciones, del trabajo de investigación histórica “Diccionario biográfico de la ciudad de Maldonado 1755-1900”

¿Cómo fue el proceso fundacional de la actual ciudad de Maldonado?

Por los años de 1723- 1725, el Rey de España dispuso que se debían fortificar y poblar lo puertos de Montevideo y Maldonado, para que los portugueses no se apoderaran de ellos. Después de la fundación de Montevideo, por Bruno Mauricio de Zavala, se inicia la fundación de Maldonado.

A fines de noviembre de 1749 el Rey de España nombra primer Gobernador de Montevideo a José Joaquín de Viana, quien recién se hará cargo de sus funciones en 1751. Llega en febrero de ese año y después de recorrer la costa hacia el Este y verificar que los principales ladrones de caballos y de ganado no eran los indios, sino los portugueses -quienes desde la Colonia los arreaban al Chuy- se apresuró a escribir al rey una de sus primeras cartas, la de Mayo de 1751, en la que le planteaba la necesidad imperiosa de poblar y fortificar el puerto de Maldonado.

Ante el silencio del rey y después de pasado un año, Viana toma una resolución: con 13 vecinos, algunos casados y con hijos, marcha en agosto de 1755 hacia el paraje de Maldonado, y con el puerto a la vista, en el lugar que años más tarde se conocerá por el de “La Caballa del diario”, da principio a la población de Maldonado.

Después de ubicarlos en ese lugar, les da las herramientas y los animales necesarios para su sustento, hasta el momento en que tiene que alejarse de la naciente población pues tuvo que ir a la Guerra Guaranítica, en calidad de segundo jefe, acompañando al Gobernador de Buenos Aires, José de Andonaegui. De este modo, estará ausente durante unos veinte meses. En esa zona quedaron los primeros pobladores, haciendo sus sementeras, criando sus ganados, con el ánimo gustoso de no desarraigarse de aquel paraje. Cuando Viana vuelve, trae consigo 7 familias procedentes de las Misiones, de los pueblos de San Lorenzo y San Martín, los que se habían venido con gusto como protegidos de Viana.

¿Qué estaba ocurriendo en ese lugar hacia 1811, al inicio del proceso de emancipación oriental?

El 28 de febrero de 1811 dos patriotas daban el grito de libertad en las orillas del Arroyo Asencio, al frente de un centenar de gauchos, apoderándose luego de Mercedes y Soriano. Esto se llamó “el Grito de Asencio”.

Se puede decir que acá es la pasada de Artigas a la revolución. Es cuando Artigas huye a Buenos Aires, de noche, en compañía de un Oficial. Era el 15 de Febrero de 1811: la hora de la Revolución había sonado. La Junta que conocía el valor y prestigio de Artigas lo ascendió a Teniente Coronel y le dio dinero y soldados para ponerse al frente de la Revolución. Los Ecos del Grito de Ascencio repercutieron en todos ámbitos del país.

En Maldonado y en San Carlos puntualmente, toda la población se declaró en bien de la Patria, y fueron sublevados por Juan Antonio Lavalleja y por Francisco Artigas, hermano de José Gervasio.

¿Cuál es la historia de la Plaza San Fernando, donde el próximo 22 de octubre tendrá lugar “la vigilia” de esa ciudad?

La Plaza principal estuvo desde los inicios de la ciudad en el área que ahora ocupa. Fue delineada por el Ingeniero Francisco Rodríguez Cardozo, que tuvo una intervención importante en la elección del lugar. Se trazó entonces la plaza y luego las calles que la rodean marcándose las 8 manzanas. Es el típico trazado de damero de la época. Desde el primer momento se destinó el solar donde habría de erigirse la Iglesia y el inmediato Campo-Santo, así como también el solar que ocuparía la autoridad militar. En los finales del siglo XVIII y principios del XIX se vendía carne en la Plaza. El cabildo era el encargado de marcar las horas de venta, que variaban en invierno y en verano. Había además Cachimbas que daban agua en abundancia, muy gustosa, clara y saludable.

En 1873 se plantaron allí acacias, paraísos, cipreses y otros árboles y se colocó un enrejado de hierro que preservara esa plantación.

Deja un Comentario